VERO Y LOES

Las sonrisas, la alegría, la fiesta inundaron su día. Nada podía hacer que este día se aplazara, que su hora se cambiara. Todo tenía que ser como se pensó y así fue.

Para mí fue una boda muy especial, de estas que se disfruta no el doble, el triple. Y como fotógrafo siempre es un placer que unas amigas valoren tu trabajo y quieran que seas quien inmortalice su día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.